¿Cómo aprenden los niños el lenguaje?

Puedes ver el siguiente video en inglés, donde la Dra. Patricia Kuhl explica sus estudios realizados y conclusiones obtenidas  sobre el aprendizaje de la lengua en:

1. A través de los sentidos y el movimiento. Piensa en todo lo que aprende
un bebé hasta llegar a los dos años a través de la manipulación y la
exploración. Aprende también a comunicarse. La Dra. Patricia Kuhl,
explica en este video que hasta los 6 meses de edad, un bebé es como
un ciudadano del mundo, capaz de discriminar todos los sonidos de
todas las lenguas. Pero a partir de los 8 meses, los bebés empiezan a
catalogar las señales lingüísticas y a los 11 meses de edad, reconocen
su lengua materna y son capaces de diferenciar los sonidos nativos e
ignorar los no nativos.

 

 

 

 

 

 

Foto tomada del Video de la Dra. Patricia Kuhl

2. Aprendemos a través de patrones que repetimos y que dejan huellas
sinápticas, es decir, conexiones entre las neuronas. Los bebés aprenden
por imitación, repiten incasablemente el modelo hasta lograr decir su primera
palabra, sus primeros pasos, más adelante podrán nadar y andar en bicicleta.
La Dra. Kuhl señala en su video que hay un período crítico para el aprendizaje
del lenguaje y demostró que las habilidades “naturales” de aprendizaje
de idiomas descienden a partir de los siete años. Eso no significa que no podamos aprender otros idiomas, esto sólo significa que nuestra lengua
nativa se interpondrá más y más de la manera como lo hacemos. Así, desde
el nacimiento, estamos aprendiendo habilidades mediante la observación
y la imitación de las personas que rodean nuestras vidas. Por eso es muy
importante, exponer a los niños a un segundo idioma desde pequeños, para
construir las redes neuronales que les permitirán hablarlo y entenderlo con
mayor facilidad.

 

 

 

 

 

Foto tomada del Video de la Dra. Patricia Kuhl

El cerebro está dividido en dos grandes hemisferios (derecho e izquierdo) y en
4 lóbulos con funciones diferenciadas. El lóbulo frontal es el que se ocupa del
lenguaje y los procesos de pensamiento, sin embargo, en los primeros 7 años
de vida, cuando los niños son aprendices naturales de la lengua, mediante
patrones que imitan y repiten, ellos activan y conectan más neuronas del lóbulo
frontal en el hemisferio derecho. Otra explicación de esto, es que en esa zona
del cerebro también se ubica la inteligencia emocional y social, componentes
indispensables en el aprendizaje de la lengua, como lo demostró la Dra. Kuhl.

 

 

 

 

 

 

Foto tomada del Video de la Dra. Patricia Kuhl

3. De esto desprendemos que también aprendemos mejor cuando activamos
emociones positivas, cuando estamos contentos y motivados, así como cuando
compartimos lo aprendido y colaboramos para aprender de otros.

Los psicólogos cognitivos han denominado a todo esto aprendizaje
significativo, el cual se relaciona con los símbolos, los patrones, las emociones y la socialización mediante lo cual el niño le da un significado y comprende la
realidad que lo rodea.

Conclusión: estimula al máximo el aprendizaje significativo en tus alumnos
ofreciéndoles patrones lingüísticos (canciones, rimas, metáforas) para aprender
el lenguaje académico, promueve actividades para manipular, descubrir y
entender el mundo que los rodea, incluyendo también videos, contenidos
digitales educativos, juegos y actividades interactivas.

Utiliza el juego, el teatro, el arte y la música como actividades lúdicas para
despertar en ellos la curiosidad, fomentar su imaginación, provocar emociones
positivas y socializar, esto les ayudará a construir aprendizajes significativos y
permanentes. EDUSPARK y el Software Educativo ESS! son grandes aliados
de las maestras para promover este tipo de aprendizajes, contáctanos para
hacerte alguna presentación virtual o presencial a la brevedad posible…
¡porque los niños no esperan!

BIBLIOGRAFÍA

1/ “Neuroplasticidad, un nuevo paradigma para la educación” Jesús C. Guillén. Encuentra e lartículo completo en

http://escuelaconcerebro.wordpress.com/?s=neuroplasticidad

2/ “Un neurólogo enseña a los profesores sobre el cerebro”

http://www.edutopia.org/blog/neuroscience-higher-ed-judy-willis

Judy Willis MD Neurologist/Teacher/Grad School Ed faculty/Author

3/ Linda Lantieri: Entrevista con __. Encuentra la entrevista completa en

http://www.librosaguilar.com/uploads/ficheros/libro/dossier-prensa/200901/dossier-prensa-inteligencia-emocional-infantil-juvenil.pdf

CÓMO CAPTAR LA ATENCIÓN DE TUS ALUMNOS I

Laura Machuca de Silveyra*

¿TUS ALUMNOS ANDAN EN LAS NUBES?

Los alumnos se aburren en clases cuando la información que reciben no tiene para ellos una relevancia evidente o cuando por alguna razón ya dominan toda o algo de dicha información. Por otra parte, el cometer errores en forma repetida en algún tema les produce sentimientos de frustración.

Cuando el aburrimiento del alumno es frecuente o se presenta la frustración, se producen estados de estrés en el niño que inhiben el aprendizaje.

Es importante recordar que, en términos neurológicos, el aprendizaje de lenguaje o conocimientos se da sólo cuando la información se procesa en el cerebro reflexivo de la corteza cognitiva prefrontal, CPF 1/. Solo así, el nuevo aprendizaje se puede incorporar en las redes de largo plazo, en la memoria conceptual.

Las situaciones de estrés que generan el aburrimiento o la frustración aumentan el estado metabólico que bloquea el procesamiento en el cerebro (corteza prefrontal; CPF) 2/. El aburrimiento o la frustración aleja a los alumnos del aprendizaje.  Se da entonces una reacción originada en la parte inferior del cerebro, la cual se traduce en respuestas de supervivencia involuntarias de lucha / huida / congelación (representar / andar por las nubes).

Por falta de esta información, algunos profesores consideran que esas distracciones son decisiones voluntarias del niño y por lo tanto lo culpan, lo castigan o simplemente llegan a creer, en base a sus experiencias pasadas, que nada mejor puede esperarse y que no será posible lograr mejores resultados con ese alumno.

Pero si entendemos que las respuestas cerebrales en estado de alta tensión no son elecciones voluntarias del estudiante, ni reflejan su potencial académico, nos daremos cuenta de que como maestros podemos intervenir para reducir la tensión, devolverle el control voluntario de su comportamiento y promover la construcción exitosa de la memoria y el procesamiento cognitivo de la CPF.

Dicho de otra forma, los profesores tienen la capacidad de reducir el estrés causado por la frustración o aburrimiento, dando a todos los estudiantes la oportunidad de aprender a un nivel apropiado y alcanzable de desafío, aumentar su motivación y la expectativa de éxito.

CÓMO CAPTAR Y MANTENER LA ATENCIÓN DEL ALUMNO

Sabemos que el aprendizaje se construye con esfuerzo y una práctica continua. Es un proceso que lleva tiempo y a lo largo del cual tendremos que contar con la atención del alumno. La atención constituye uno de los factores críticos en el proceso de aprendizaje y resulta un mecanismo imprescindible porque la capacidad de nuestro cerebro para procesar la información sensorial entrante es limitada 1/

Para captar y mantener la atención del niño se requieren básicamente dos cosas: Crear en él un estado relajado y motivarlo para que sea receptivo y cuente con las emociones adecuadas. Motivado y en un estado relajado, su atención (también la memoria) se encuentra en una situación más beneficiosa para facilitar el aprendizaje.

Linda Lantieri, autora del libro “Inteligencia emocional infantil y juvenil”, señala que los profesores pueden “crear momentos de tranquilidad en medio del ajetreo del aula, y ayudar a los alumnos en su aprendizaje”.

En una entrevista, se le preguntó a Lantieri: ¿Qué pueden hacer los profesores para ayudar a los niños que padecen estrés crónico? Su respuesta fue la siguiente 3/:

“Los profesores pueden establecer rutinas y prácticas regulares para calmar la mente y el cuerpo, descargando el estrés. En nuestro programa en la ciudad de Nueva York muchas aulas tienen “rincones de paz”, donde los alumnos pueden decidir tomarse unos minutos libres en lugar de ser expulsados del aula por un profesor. También tenemos unos minutos de silencio diarios, en los que paramos nuestras actividades, respetamos el silencio y vamos a un lugar interior de sabiduría más profunda. Cuando empezamos no sabíamos como iban a responder los niños, pero ahora nos damos cuenta de que lo desean. Mientras sigamos alimentándola, esa parte nuestra se vuelve más fuerte”.

“Es importante que este periodo de silencio no esté fragmentado. Debe de incorporarse como una de las características esenciales de la clase. No se trata sólo de tomarse diez minutos de silencio y tranquilidad para pasar después a una actividad frenética el resto del día. Se trata de que tanto el profesor como sus alumnos se concentren de una manera más reflexiva durante el resto del día”.

Otro aspecto importante para crear un ambiente relajado para el alumno es el lenguaje verbal y no verbal del profesor, el que nuestros gestos, miradas y conducta sean agradables.

En cuanto a la motivación del alumno, ésta puede provenir de diferentes situaciones. Una de ellas puede ser la aceptación y aprobación que el niño recibe de su maestro o maestra, persona a la cual considera superior a él 4/. Otra parte de la motivación puede venir de premios o regalos que el alumno reciba cuando haya logrado un resultado esperado.

Pero la verdadera motivación del alumno se logrará en buena parte en la medida que la información que se le presente sea novedosa y relevante para él, en que la asignatura que se esté estudiando sea de su interés. El alumno se motiva más en la medida en que viva más y mejores experiencias en el aula y, adicionalmente, la motivación se reforzará si siente que domina el objeto de estudio.

Nuestra responsabilidad como docentes radica en entender muy bien todos estos estados mentales y emociones relacionados con el aprendizaje de nuestros alumnos, crear ese ambiente relajado y motivante del cual hablamos anteriormente y reavivar su entusiamo e interés por aprender.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

1/ “Neuroplasticidad, un nuevo paradigma para la educación” Jesús C. Guillén. Encuentra el artículo completo en  http://escuelaconcerebro.wordpress.com/?s=neuroplasticidad

2/ “Un neurólogo enseña a los profesores sobre el cerebro”

http://www.edutopia.org/blog/neuroscience-higher-ed-judy-willis

Judy Willis MD  Neurologist/Teacher/Grad School Ed faculty/Author

3/ Linda Lantieri: Entrevista con __. Encuentra la entrevista completa en http://www.librosaguilar.com/uploads/ficheros/libro/dossier-prensa/200901/dossier-prensa-inteligencia-emocional-infantil-juvenil.pdf

4/“La motivación en el aula. Funciones del profesor para mejorar la motivación en el aprendizaje”.  Belén Navarrete Ruiz de Clavijo. Encuentra el artículo completo en http://www.csi-csif.es/andalucia/modules/mod_ense/revista/pdf/Numero_15/BELEN_NAVARRETE_1.pdf

 

¿Te aburrías en la escuela?

Te invitamos a ver un interesante video, que es una síntesis del programa “El sistema educativo es anacrónico” que presentó RTVE dentro de su programa “Redes”, en el cual se destaca la necesidad de una educación de nuestros niños menos aburrida y más acorde a las necesidades de nuestros niños del siglo XXI. ¡Disfrútalo!

¿AULAS DEL SIGLO XXI O EDUCACIÓN DEL SIGLO XXI?

Laura Machuca de Silveyra*

A nivel neurológico, el aprendizaje sucede cuando se conectan neuronas y se forman redes sinápticas, las cuales a su vez dependen de la genética, la alimentación y del ambiente de aprendizaje, es decir de la riqueza de estimulación que recibe quien aprende, siempre y cuando dichos estímulos se reciban con la adecuada  frecuencia, intensidad, velocidad y variedad para lograr activar los procesos neurológicos que concluyen en la sinapsis o conexión de neuronas e incluso formar surcos o huellas a nivel neurológico.

En la actualidad, la cantidad y velocidad de estímulos que recibe una persona desde la infancia es mayor que en cualquier época pasada. Si hablamos de la etapa escolar, por un lado, nos encontramos  con todos los contenidos, recursos y materiales con que cuenta un sistema escolarizado y, por otro, toda la información que el alumno recibe fuera del ambiente escolar por medio de  la radio, televisión, prensa, cine, Internet, videojuegos, dispositivos móviles, etc. Tanta información, de diferente calidad una de otra, sin un orden progresivo y sin una meta o fin a conseguir, trae como resultado dudas y lagunas en los contenidos aprendidos.

Por ello, para que se logren los aprendizajes deseados a nivel escolar, hoy más que nunca es necesario proporcionar a los alumnos estímulos adecuados durante un período de tiempo preciso, con la intensidad y velocidad requeridas, en una forma motivante y atractiva, a través de técnicas, metodologías, estrategias, situaciones de aprendizaje y recursos variados que propicien el óptimo desarrollo de las habilidades motrices, perceptuales, lingüísticas y cognitivas (razonamiento analítico-lógico-crítico, abstracción, síntesis, clasificación, valoración, etc). Por es,  países como Finlandia o Corea promueven, como pilares en su estrategia educativa, la estimulación temprana y múltiples oportunidades de desarrollo para sus niños desde la primera infancia (con apoyo de los padres) y en la edad preescolar, etapas de oro para desarrollar su potencial y aumentar las posibilidades de éxito en su vida académica.

Existen muchos aspectos que podríamos impulsar para mejorar el rendimiento escolar, como fomentar la lectura desde edad temprana, facilitar el conocimiento de otros idiomas, iniciarlos en la música o en el razonamiento lógico-matemático a través del juego y la exploración,  son un buen ejemplo. Gracias a la tecnología esto ya no es privativo de instituciones de muy alto poder adquisitivo. Ahora, por ejemplo, los centros educativos pueden contar con apoyo de maestros nativos para enseñar inglés, a través de recursos interactivos y videos diseñados especialmente para que niños de diferentes grados escolares escuchen, hablen, lean y escriban en inglés.

Pero los niños necesitan guía, sobre todo si ponemos a su alcance tecnología, tenemos que ser selectivos ante los contenidos que pueden quedar expuestos, por un lado para evitar riesgos y por otro lado, porque un niño o niña, por su propio gusto e interés se pondrá a jugar Angry Birds, Dora la Exploradora o con algún otro tipo de videojuego o aplicación para su entretenimiento, no precisamente por ser muy educativo.

Las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones están transformando los procesos educativos. Si antes se impartían conocimientos solo con la explicación del docente, en la actualidad éste puede hacer uso de un sin fin de herramientas como los laboratorios de idiomas, los pizarrones interactivos, los proyectores, la TV,  la computadora, tabletas móviles, etc., que potencialmente pueden proporcionar al alumno una gran cantidad de estímulos haciendo atractivo el proceso enseñanza-aprendizaje. Los salones de clase dotados de estos equipos se conocen como “aulas del siglo XXI”.

Pero tenemos que aprender a utilizar estas herramientas en forma inteligente. A fin de cuentas, todos estos equipos son un medio y no un fin. ¿Cuantos pizarrones interactivos se utilizan en la actualidad únicamente como pantallas costosas para exhibir películas a los alumnos?

Las aulas interactivas necesitan contenidos digitales de calidad. Más allá de gráficos profesionales y con excelente diseño, se requieren contenidos que favorezcan un aprendizaje efectivo en torno a las competencias que se pretende desarrollar en los alumnos. En cuanto a los contenidos, también hay que saber que hay  extraordinarias aportaciones de la “Neuropsiciología del aprendizaje” al campo de la pedagogía para optimizar el procesos enseñanza-aprendizaje, que representan un salto cuántico respecto a la pedagogía tradicional y al uso de la tecnología.

Otro elemento fundamental para maximizar el beneficio de utilizar tecnología en el aula es la capacitación del docente para usarla. Aunque cada vez hay más maestros que dominan estas tecnologías, aún hay camino que recorrer en  la actualización docente, para preparar maestros del siglos XXI, no sólo para el dominio de las TICS,  sino también formados para fortalecer su rol de guías para ofrecer situaciones de aprendizaje significativo y facilitadores  de la generación de proyectos con la participación de sus alumnos.

Como educador pregúntate: ¿has incorporado nuevas estrategias y metodologías acordes a los diferentes estilos de aprendizaje y a las inteligencias múltiples?  Busca y aplica nuevos modelos y estrategias para una aprendizaje efectivo, no es bueno seguir anclados en enseñar de la misma manera que nosotros aprendimos. Eso no significa que debemos desechar las prácticas pedagógicas de antes, mas bien, replantearnos lo que si debemos rescatar de ellas y lo que conviene ahora integrar para fortalecer nuestra práctica docente y los resultados en el aprendizaje y desarrollo de nuestros alumnos.

“La educación es una profesión ambivalente. En ella te puedes aburrir soberanamente, y vivir cada clase con una profunda ansiedad; pero también puedes estar a gusto, rozar cada día el cielo con las manos, y vivir con pasión el descubrimiento que, en cada clase, hacen tus alumnos”, dijo José Manuel Esteve, un enamorado de la educación, Catedrático de la Universidad de Málaga, considerado uno los mejores pedagogos de Europa, quien dedicó mucho de su trabajo de investigación a recuperar en los profesores el orgullo de serlo, razón por lo cual lo cito y comparto.

Tecnologías de información y comunicación. Sólidos programas educativos. Contenidos digitales para lograr el desarrollo óptimo de las funciones cognitivas y las competencias, incluyendo las habilidades de lenguaje. Maestros enamorados de su profesión y preparados para los nuevos métodos y recursos. Eso es educación del siglo XXI.

Tenemos que prepararnos para ese nuevo entorno lleno de incertidumbres pero también de grandes oportunidades. Como dice Bill Gates: “Las mismas fuerzas tecnológicas que harán tan necesario el aprendizaje, lo harán agradable y práctico”.

¡Aprende a usar inteligentemente la tecnología para educar mejor!

*Laura Machuca de Silveyra es cofundadora de Eduspark, empresa mexicana especialista en el desarrollo de software educativo para educación básica